Trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad

Trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad

Según el autor Andrew Abarbanel en su artículo Gates, States, Rhythms, and Resonances: The Scientific Basis of Neurofeedback Training, el tratamiento del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es una tarea difícil para los clínicos y los investigadores. El TDAH es uno de los trastornos más desconcertantes y dominantes de la infancia, y, por desgracia, con frecuencia persiste en la edad adulta. La estimación de personas con TDAH apuntan entre el 5 y el 15% de la población (Rie y Rie, 1980). Tal como se define en DSM IV, se caracteriza por un patrón persistente de falta de atención, hiperactividad, e impulsividad, aunque se puede presentar con o sin hiperactividad (APA, 1994). Trastornos atencionales imponen una gran carga para el individuo, interrumpen significativamente el funcionamiento familiar, y agotando una cantidad enorme de talento y energía de la sociedad. Sus efectos desalientan y desmoralizan a un porcentaje significativo de quienes lo padecen, a menudo los lleva lejos de realizar una actividad productiva y crea estilos de vida antisocial, abuso de drogas y la delincuencia. Los avances en la comprensión y el tratamiento de estos trastornos, por lo tanto, son susceptibles de producir ganancias significativas para toda la sociedad. Afortunadamente, el tratamiento farmacológico, principalmente con estimulantes y los antidepresivos tricíclicos, se ha encontrado eficaz en el tratamiento de TDAH (Barkley, 1990). Recientemente, el neurofeedback también ha comenzado a buscar un tratamiento efectivo para trastornos de atención, de gran importancia clínica es el hecho de que parece que sus resultados persisten después del tratamiento. Por desgracia, los tratamientos con medicamentos y neurofeedback a veces se consideran mutuamente excluyentes, la cooperación entre los proponentes de las dos modalidades de tratamiento no ha florecido.

Las explicaciones de la eficacia del entrenamiento en neurofeedback para el TDAH se ofrecen en tres niveles. El más simple es empírico: una elevada theta / beta (o theta / SMR) se correlaciona empíricamente con la presencia de los síntomas del TDAH, la reducción de theta / beta (o theta SMR) se relacionarían empíricamente con la resolución de estos síntomas. En un nivel algo más profundo se puede sugerir que en el entrenamiento en neurofeedback, el paciente aprende a ejercer un control sobre los circuitos neuromoduladores del proceso atencional. Con el tiempo, la potenciación a largo plazo en el sistema de circuitos involucrados consolida una optimización del sistema atencional. (Cohen & Servan Schreiber, 1992). En este nivel de explicación, se podría usar una analogía para exponer lo que sucede en el entrenamiento para el aprendizaje de una tarea motora como andar en bicicleta. Cuando un niño practica la habilidad, la entrada sensorial y propioceptiva inicia la regulación de retroalimentación de los circuitos motores implicados (en corteza sensoriomotora, ganglios basales, etc.); más tiempo de práctica automatizará la habilidad. El paralelo al entrenamiento en neurofeedback puede visualizarse imaginando un niño que trabaja con un paradigma específico de entrenamiento, como la elevación de un globo en una pantalla, como un índice de una disminución theta / beta. A medida que el globo se eleva, el niño observa y “siente” que se mueve, que alimenta esas percepciones y los “sentimientos”, luego, vuelve a disminuir los circuitos theta / beta (y por lo tanto aumenta la capacidad atencional). Con el tiempo, la práctica automatiza mejora la capacidad de atencional. Un tercer nivel de explicación trata de explicar cómo la relación theta beta y la capacidad de atención son mediadas y cómo se relacionan entre sí. Como se señaló anteriormente, las explicaciones fisiológicas o anatómicas a este nivel debe implicar un grado de incertidumbre acerca de los procesos que generan los potenciales de campo o la regulación del proceso atencional.

A pesar de las enormes dificultades para llegar a formulaciones precisas con relación a los ritmos EEG, mecanismos neurales y capacidades conductuales, los avances recientes en neurofisiología y electro-fisiología están empezando a permitir un acceso más directo a los procesos que median fenómenos de atención, que incluyen una mejor comprensión de modos oscilatorios, potenciales evocados, potenciación a largo plazo y neuromodulación. Lo que se aprende sobre la anatomía, la fisiología y tratamiento de los procesos de atención y el trato recibido por el entrenamiento puede ayudar a aclarar las cuestiones más difíciles incluso de la neurofisiología y el tratamiento de los trastornos del estado de ánimo y el pensamiento.

Close Menu